Coffee break: charlamos con Alejandro Martín Perera

Belén Lorenzo FranciscoBlog0 Comentarios


Después de conversar con Rafael Quintana, seguimos acercándonos a la labor de nuestros compañeros. En este caso, ha sido Alejandro Martín quien nos ha dedicado parte de su tiempo para contarnos su visión de la archivística y su experiencia organizando los archivos parroquiales de Nuestra Señora de la Concepción de La Orotava y de Nuestra Señora de Las Nieves en Santa Cruz de La Palma.

***

¿Cuál fue tu primer acercamiento a un archivo?

Como usuario, desde muy joven ya estaba indagando en los registros sacramentales y dispensas matrimoniales del Archivo Histórico Diocesano de San Cristóbal de La Laguna, cuando estaba dirigido por don Julio González Sánchez en aquellas dependencias del Seminario Nuevo, en esa misma época también consultaba el fondo de Protocolos Notariales del Archivo Histórico Provincial de Santa Cruz de Tenerife, sita en la Casa de la Cultura, y cuyo recuerdo está ligado con cariño a la gentileza y buen hacer de Emilio Alfaro Hardisson.

Sin embargo, la primera vez que tuve un acercamiento desde la óptica de la Archivística, fue durante la licenciatura de Historia, en las prácticas de la asignatura Archivística II en la que los alumnos realizamos tareas de descripción a nivel de pieza documental, siendo también el primer contacto que tuvimos con la ISAD (G). Los documentos formaban parte del fondo Machado, que se conserva en el Instituto de Estudios Canarios.


¿Qué es para ti un documento?

La definición de documento es tan amplia que no lo hace propia de ninguna disciplina, pues básicamente es la transmisión de información registrada en cualquier soporte. Ahora bien, en el contexto archivístico el documento, con lo antedicho, posee una información estructurada y ha sido producida o recibida por un agente productor en virtud de las funciones y actividades atribuidas, comportándose como evidencia de las acciones, decisiones y funciones de las organizaciones, personas físicas y jurídicas. En el ámbito archivístico español, existe la corriente que tiende a adjetivar el sustantivo como documento de archivo para que no exista equívoco, aunque dicho empleo no está exento de cierta polémica.


¿Qué destacarías de los archivos parroquiales que has organizado?

El buen estado en que los he encontrado. Seguramente la preocupación de algunos párrocos a lo largo de los siglos, así como las disposiciones de las recurrentes visitas pastorales que velaban por el buen cuidado del archivo parroquial, han tenido efecto directo para que lleguen hasta hoy día en unas condiciones bastante aceptables, a pesar que el principal deterioro que presentan sea la desencuadernación por el constante uso, frente a otras acciones de deterioro como las xilófagas, hongos o tintas metaloácidas.

Precisamente por el buen estado general en el que se encuentran los fondos parroquiales que he tenido la oportunidad de organizar, destaco el de Nuestra Señora de la Concepción de La Orotava y el de Nuestra Señora de las Nieves de Santa Cruz de La Palma, podemos disponer de una serie tan interesante como es el de Testamentarías que es clave para completar en muchos casos el deterioro en el que se encuentra los protocolos notariales, como es el caso de los de La Orotava.

Otra particularidad es la antigüedad de ambos fondos, que comienzan durante la primera mitad del siglo XVI, y en la que sus principales series se conservan completas.


¿En qué consistió tu labor?

Consistió en llevar a cabo el proceso de organización de los fondos que existían en los archivos parroquiales. A ello también se le sumó cuestiones de asesoramiento y gestión del propio Archivo: definición de normas de uso y acceso al Archivo; formación de las personas encargadas de dar servicio y atención al usuario; dirección y diseño de imagen corporativa; propuestas de sistemas de gestión documental y acceso web; así como una política de convenios con otras instituciones archivísticas y culturales que posibilitaran mejorar la conservación de los fondos, su acceso y difusión.


¿Qué hace un archivero en las horas en las que no está en un archivo?

Es la mejor pregunta del coffee break, y en la que te replanteas como distribuyes tu tiempo, jajaja. En mi caso las dedico a otras actividades y proyectos en las que estoy inmerso. Soy una persona inquieta y curiosa, cualidad esta última, en palabras del maestro Romero Tallafigo, que forma parte de la esencia de la vida.

Así pues, te puedo contar que le dedico muchas horas a la gestión cultural, diseñando y coordinando las actividades culturales que se realizan desde la Asociación Cultural TuSantaCruz, así como las de la Alianza Francesa de Santa Cruz de Tenerife. Otra parte importante del tiempo la dedico a la investigación histórica sobre la Edad Moderna en Canarias, interesándome la construcción de las redes sociales en los siglos XVII y XVIII y su vinculación con el comercio americano.

Sin embargo, la prioridad desde hace un año es la realización de la Tesis Doctoral sobre la gestión del patrimonio arquitectónico en Canarias.

Todo ello no quita para disponer de las horas que sean necesarias para disfrutar con los amigos, y dedicarle tiempo a otras pasiones como la fotografía, y aunque no lo creas, a la Paleografía.


¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

Por un lado la parte romántica, el contacto con la fuente principal de un historiador, (deformación profesional), y de la que siempre te llevas gratas sorpresas. Por otro lado, lo que más me gusta de la profesión es cumplir con el compromiso que todo archivero tiene de facilitar, al usuario, el acceso a la información contenida en los documentos, y para ello debemos poner al alcance actualizados instrumentos de descripción y los mejores medios tecnológicos e informáticos. La garantía de acceso a la información en nuestras instituciones archivísticas, no solo hace valer derechos, promueve la investigación científica o el desarrollo de la Cultura, sino que en la misma medida afianza la cultura cívica y democrática de un país. Ser consiente de esto, te satisface como profesional y como ciudadano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *